ARREPRETARSE EN CLASE

     Una de las lindezas con la que nos agasaja la nueva reforma educativa para el curso que viene es la subida de la ratio del alumnado hasta un 20%. Así, pasaremos a poder tener de 30 a 36 alumnos en ESO y de 35 a 42 en Bachillerato. Todo sea por el bien de la comunidad educativa, CLARO!
No voy a entrar a valorar los inconvenientes pedagógicos de tener tal cantidad de alumnos en clase, que cualquiera con un poco de sentido común los podrá intuir, y además serían los primeros argumentos en contra a esgrimir contra la ineptitud de dicha medida. Simplemente llamo a la reflexión sobre el espacio físico del que disponemos en la mayoría de centros educativos del país. ¿36 o 42 alumnos en unas aulas que no están preparada real mente ni para 25 personas? Pero,  por favor, ¿a las mentes lúcidas que dictan estas reformas se les ha ocurrido pasearse por algun centro de enseñanza pública?


Comentarios

Entradas populares